Otro post acerca de inmigración y “el muro”, pero por una buena razón: el tema es una preocupación grande en México y se refleja en la relación entre Mexicanos y Americanos en ambos lados de la frontera.

Un estudio reciente, llevado a cabo por tres economistas de la Universidad de San Diego y recientemente publicado en el New Yorker, concluyó que si hubiera una necesidad real de un muro entre EUA y México, este debería haber sido construido hace más de una década, simplemente porque hoy en día no existe ya un flujo considerable de gente intentando entrar a EUA. Hubo alguna vez un problema y de haber sido construido en aquél entonces, tal vez sí hubiera impedido que la gente entrara al país de manera ilegal.

Los economistas, Hanson, Liu y McIntosh escribieron en el estudio, “El actual debate al respecto de la política migratoria de EUA, junto con las discusiones sobre muros fronterizos y deportaciones en masa de residentes indocumentados - tiene una sensación anacrónica. El dilema que enfrenta EUA no es tanto cómo frenar los incrementos masivos de mano de obra extranjera, sino cómo prepararse para una futura caída en los índices migratorios”.

La verdad es que el número de inmigrantes indocumentados que entran a EUA está cayendo, y hay más mexicanos dejando EUA que entrando.

Pero eso es en la actualidad. Si las circunstancias económicas cambiasen, tales como crisis en México o una alta demanda por trabajadores en EUA, la inmigración ilegal podría ser un problema de nuevo.

Bueno, las circunstancias en México han cambiado, pero esto resultó en algo no esperado. Primero, en los años 60, las mujeres mexicanas tenían un promedio de 7 hijos cada una. Hoy esta cifra apenas rebasa los 2, casi lo mismo que en EUA. Esto significa que habrá menos jóvenes buscando trabajo hoy y en el futuro inmediato.

Segundo, entre 2000 y 2010 el número de agentes federales resguardando la frontera México-EUA se elevó de 8,600 a más de 17,000. Así mismo, cientos de millas de cerca se han erigido y los agentes fronterizos están ahora armados con equipo de alta tecnología, tal como drones de vigilancia y sensores de movimiento.

La pregunta a hacerse es si el muro pasa la prueba del costo-beneficio. ¿Justificará el gasto? El que se ha estimado puede llegar a los veinte mil millones de dólares. Con cerca de veinte mil oficiales fronterizos ya trabajando y 650 millas de barreras fronterizas en su lugar, parece que el impacto del muro sería muy bajo mientras que su costo sería enorme. Y qué decir del costo ético y moral - ¿necesita el mundo otro muro? ¿qué significaría este muro para las relaciones sociales y económicas entre las dos naciones?

El estudio concluye, “en efecto EUA ya tiene un muro en su lugar, con cientos de millas de cerca nuevas, el despliegue de sofisticada tecnología de vigilancia y el aumento exponencial de patrullas fronterizas desde los 90’s, y la criminalización de los cruces ilegales desde los tardíos 2000’s”.