Las bajas tasas de desempleo han sido tan buenas para los americanos como para los mexicanos en ambos lados de la frontera. Lo mexicanos que emigraron a los EEUU, ya sea legalmente o no, siempre han sido generosos cuando se trata de mandar dinero (remesas) a sus familiares en casa. El monto es significante, tanto así que con el precio del petróleo tan bajo como lo está ahora, las remesas son ahora más que las ganancias de petróleo, por primera vez según reporta el Banco de México.

El bajo desempleo significa, para muchos de los 11 millones de mexicanos viviendo en EEUU, que las oportunidades de empleo son mejores y habrá más dinero para compartir con los menos afortunados al sur de la frontera. Las remesas en 2015 subieron un 4.75 % a $24.8 Miles de Millones de dólares desde el 2014 – nunca antes habían superado al petróleo desde el Banco de México comenzó a registrarlas en 1995.

Antes del ’95, la exportación de petróleo representaba un 80 % de los ingresos en dólares para la economía mexicana, hoy en día no llega ni al 20 %. Las remesas, y una fuerza manufacturera más diversificada – que es la fuente #1 de ingresos extranjeros de México – han permitido que el país diversifique su economía sustancialmente. Agrega a esto al creciente aumento de los ingresos de impuestos debido a una postura más fuerte con respecto a la recolección de los mismos y tenemos un país que sigue avanzando a la diversificación económica y el crecimiento.