Escribí acerca de Costalegre hace unos meses, pero recientemente tuve que ir a Manzanillo a visitar a familia y amigos, así que tuve la oportunidad de ver cómo han progresado las cosas en la línea costera al sur de Vallarta. El viaje a lo largo de la Carretera #200 a través de Costalegre es hermoso, pero también puede ser muy lento, especialmente alrededor de El Tuito y de nuevo justo al norte de Barra de Navidad. En estos lugares el camino es angosto, muy ventajoso y puede ser muy lento si quedas atorado detrás de camiones grandes. Entre estos dos puntos el camino está siendo ampliado y repavimentado, sigue siendo de dos carriles pero ahora con espacio suficiente para que un auto se haga a un lado un poco y deje a otro pasar. La construcción continúa en la autopista, también están ampliando algunos de los puentes, pero al paso que van, estarán trabajando en este camino por un tiempo más.

He viajado por esta vía en numerosas ocasiones a través de los últimos 30 años y aunque el camino ha mejorado, no ha habido muchos cambios en la línea costera. Careyes, Cuizmala y Las Alamandas siguen ahí, pero los hoteles de Tamarindo y Hotelito Desconocido no. El Tucán ha estado cerrado por muchos años ya, pero pareciera que los hoteles alrededor de la bahía de Tenacatita, como Punta Sirena y Los Angeles Locos Blue Bay siguen muy activos.

Se supone que el hotel en Tamarindo se convertirá en un Four Seasons, aunque no estoy al tanto de que tan avanzado va el proyecto. Se supone que habrá un nuevo hotel Louis Vuitton (Cheval Blanc), cerca de Chamela, pero fue difícil ver algún rastro de actividad desde la autopista.

Ha pasado un tiempo desde que comenzaron los trabajos de construcción de un nuevo aeropuerto en Chalacatepec y el nuevo mega-desarrollo de Xala, donde se supone que hay un hotel One & Only siendo construido. En mi regreso vi un letrero grande de este proyecto y aeropuerto, con un nuevo camino pavimentado que te lleva hacia la costa. Lo tomé y estuvo muy bien por un par de kilómetros, pero luego el camino se convirtió a grava y finalmente se acabó. Sin aeropuerto, sin Xala, solo un callejón sin salida. En el camino de regreso encontré a un ranchero a caballo en el costado del camino así que me paré y le pregunté qué estaba pasando. Me dijo que la pista estaba ahí, (se puede ver en Google Maps), pero no está pavimentada y no hay fácil acceso a ella. Tampoco estaba seguro si los trabajos continuaban realizándose.

El avance del aeropuerto para ser como el de muchos proyectos que están construyéndose en Costalegre; cualquiera que sea el progreso, está sucediendo muy lento, y la información al respecto es aún más difícil de encontrar. Parece que muchos quieren que se mantenga así, inmaculado, en esta sorprendentemente pintoresca costa.