Existe un comportamiento en la industria inmobiliaria en el cual esta sigue los altos y bajos de la economía de manera cíclica. Cuando la economía es buena, nuevos desarrollos aparecen y las re-ventas parecen alentarse. Hay mucho dinero en el mercado y la gente tiene dinero qué gastar. Cuando se trata de bienes raíces,

lo que a menudo quieren es algo nuevo con las últimas características y comodidades. Es un poco como lo que ocurre en la industria del automóvil; con nuevos modelos lanzados cada año para tentar a los actuales propietarios de automóviles a cambiar su vehículo por uno nuevo. El mercado de la vivienda, en una fase ascendente, no es diferente, ya sea en Canadá o Estados Unidos, o aquí en Puerto Vallarta. Pero cuando el mercado se desacelera después de un colapso o ajuste del mercado, como lo que sucedió en 2008 y 2001, el ciclo culmina, comienza su descenso y las ventas de propiedades de desarrollo sufren, mientras que las reventas recuperan cuota de mercado.

Puerto Vallarta se encuentra actualmente en medio de una fase ascendente en este ciclo, con nuevos desarrollos apareciendo en toda la bahía los cuales están siendo muy solicitados.

Durante estos buenos tiempos los desarrolladores intentan superar a la competencia ofreciendo más “ventajas”, algo más especial y único. Las unidades se vuelven más grandes, las terrazas más amplias y profundas, las cocinas tienen todo tipo de electrodomésticos, las bañeras son jacuzzis y las áreas comunes incluyen gimnasios, salas de masajes, estacionamiento cubierto para dos autos, servicio de concierge y más. He pasado por algunos de estos ciclos y he adquirido un poco de experiencia para predecir cuando pueden estar alcanzando su punto máximo, y eso suele ocurrir cuando las comodidades pasan de ser prácticas y útiles a ser ostentosas y exageradas. ¿En qué punto nos encontramos en este momento? Todavía estamos lejos de alcanzar ese nivel excesivo.

Sin embargo, cuando el mercado finalmente se bloquea o corrige (algo que siempre ocurre), estas propiedades extravagantes son algo más difíciles de vender ya que todos estos extras tienen un costo, y en un mercado a la baja la gente ni tiene dinero para pagarlos, ni quieren desprenderse tan fácilmente de ellos. Muchos desarrolladores se quedan atrapados con unidades que ya no pueden vender a buen precio y ahora se dan cuenta de que las maravillosas comodidades que agregaron para ayudarlos a vender su producto están trabajando en contra de ellos. A medida que el mercado se tensa, la gente quiere unidades más pequeñas, menos extras (ya que incrementan el costo total) y menos comodidades (a medida que aumentan las tarifas de mantenimiento).

Las personas que compraron con anterioridad a precios más bajos pueden vender a estos precios, mientras que a los desarrolladores les resulta mucho más difícil seguir construyendo porque no pueden construir algo que compita con el precio de las propiedades de reventa. O bien tienen que bajar sus precios sustancialmente o esperar y esperar (para aquellos que pueden permitirse esperar). Las oficinas de bienes raíces que se concentraron exclusivamente en el desarrollo de nuevos productos de marketing ahora descubren que tienen poco inventario y se pelean para tratar de obtener los listados que pueden en el mercado de reventa. Vallarta ciertamente vio esto con el tipo de unidades que los desarrolladores comenzaron a ofrecer alrededor de 2012. Para competir con los precios del mercado de reventa, construyeron unidades más pequeñas con menos comodidades.

Entonces, un mercado económicamente a la alza ofrece un mercado de desarrolladores en pleno auge, mientras que un mercado a la baja impulsa el mercado de reventa.

La región de moda en 2017 fue Vallarta Centro, y más específicamente en Emiliano Zapata, donde la característica imprescindible en esta ocasión son las áreas comunes en la azotea que cuentan con una piscina (y especialmente de moda si hay una sala de estar en el medio), un bar, salas de estar y tal vez un spa y / o gimnasio. Como la mayoría de estos nuevos proyectos no están en la playa, este es el único lugar donde todos los propietarios pueden estar seguros de que tienen acceso a una vista al mar.

Durante las próximas semanas, MLSVallarta planea presentar una región popular del mercado inmobiliario turístico que esté experimentado un fuerte crecimiento en desarrollos. Comenzaremos con la región más activa actualmente: Emiliano Zapata, en la segunda parte de esta serie sobre los nuevos desarrollos en la región de Vallarta y Riviera Nayarit.