En nuestros muchos años de residir en Vallarta, hemos vivido principalmente en condominios, situados en diferentes comunidades y colonias alrededor de la bahía. Cada una ha sido única, ofreciendo ventajas y desventajas con respecto a la ubicación, distribución, precio y numerosos factores que deben ser tomados en consideración antes de mudarse o de comprar un condominio. Se ha convertido en un tipo de juego para nosotros cada vez que buscamos una nueva casa: una búsqueda del condominio perfecto. Hay una infinidad de variables que entran en juego cuando se trata de encontrar un condominio que encaje con tu estilo de vida y el de tu familia. Tienes que tomar en cuenta la cercanía con el trabajo (si es que todavía trabajas), los hijos y sus edades (si es que tienes), y lo que tú y tu familia disfrutan más hacer.

Con respecto a la ubicación, muchas veces es bueno estar fuera del área del Centro, donde el tráfico y los ruidos de la ciudad no son un problema; sin embargo, puedes encontrar que tienes que manejar mucho más para ir a un restaurante, asistir a un evento o llevar a los niños a la escuela. No hay nada como vivir en el área del Centro, donde uno puede caminar casi a todos lados, pero entonces puede que escuches gallos a las 6 a.m. y el bullicio de la gente, los autos y los camiones.

Una pareja que conocemos se retiró a una maravillosa casa que construyeron en la playa de la jungla cerca de Vallarta. Fueron muy felices ahí durante unos años, ¡pero entonces comenzaron a extrañar a la gente! Al principio disfrutaban su soledad y privacidad; sin embargo, después de un rato comenzaron a extrañar los restaurantes, ver a sus amigos regularmente, los recorridos del Arte y terminaron vendiendo su casa y construyendo otra sobre Gringo Gulch. Ahora pueden caminar al pueblo hacia sus restaurantes favoritos y socializar. Así que eso añade otra dimensión a esta búsqueda: ¡lo que puede ser el condominio perfecto para ti el día de hoy puede no serlo en cinco o 10 años!

Así que considera no sólo tus necesidades y deseos de hoy en día, sino lo que serán en el futuro. Mientras nos hacemos más viejos, los cuatro pisos de escaleras sin elevador pueden dejar de parecer un práctico circuito de ejercicio. Y dudo que el agente de bienes raíces, cuando estés listo para vender, también lo vea de esa manera. Nos casamos y tenemos hijos, y luego los hijos crecen y se van de la casa –el tiempo puede hacer estragos cuando buscamos el condominio perfecto. Nuestras necesidades siempre necesitan ser reevaluadas.

Después está el tamaño del condominio. Si es sólo para una persona o una pareja, un condominio de una habitación puede ser suficiente. Algunas veces, sin embargo, es bueno tener una segunda habitación para visitas, para usarla como oficina o incluso como cuarto de entretenimiento separado, lo que se ha convertido en algo muy popular en lugar de usar la sala para ver televisión. El almacenamiento siempre parece ser un problema con los condominios, aunque algunos de los proyectos más nuevos ahora toman eso en consideración al ofrecer espacio de almacenamiento seguro fuera del condominio. ¡Y nunca se tiene demasiado espacio en los closets! El espacio adicional es bueno, pero el precio aumenta, al igual que la oportunidad de que los parientes aparezcan para visitar. Es en verdad bueno cuando llegan, ¡pero muchas veces es mejor cuando se van!

¿Y qué hay del tamaño del proyecto? Si es un desarrollo pequeño, sólo tendrás algunos vecinos, así que el ruido debe ser mínimo; sin embargo, eso también significa que hay menos dueños con quienes compartir los gastos de mantenimiento, así que las cuotas mensuales pueden ser altas. También significa que habrá menos servicios e instalaciones de las que encontrarías en un proyecto más grande. Olvídate del gimnasio, spa, canchas de tenis y servicio de concierge, pero la alternativa es vivir en un edificio muy alto con muchas otras personas, lo cual no es tan personal ni privado y es tal vez más ruidoso.

El estacionamiento es algo que debes tomar en consideración. Tener estacionamiento techado es bueno, pero también caro. Y si puedes tener espacio para un segundo vehículo, bote o similar, aún mejor. ¿Los cajones de estacionamiento son lo suficientemente anchos? Una vez tuvimos un condominio que contaba con espacio de estacionamiento, pero cuando ambos de nuestros vecinos estaban en casa, ¡la única manera de subir a la camioneta era por el quemacocos!

Hoy en día, tener una alberca es usualmente parte del paquete, y puede que desees considerar su orientación. Si no recibe mucho sol, puede que el agua esté fría en invierno (a menos que tenga calefacción, en cuyo caso la cuenta de gas comienza a ascender). Por supuesto, eso puede ser un plus, pues mucha gente no la utilizará, ¡por lo que será toda para ti! Si recibe mucho sol, el agua puede ponerse demasiado caliente durante el verano, cuando realmente deseas refrescarte. Los Jacuzzis pueden ser buenos, pero también necesitan un buen programa de mantenimiento. Incluso si no se usan con regularidad, el costo de operarlos puede ser significativo. En un proyecto, simplemente lo mantenían vacío por el costo, lo que se veía terrible. En otro, lo tenían funcionando todo el tiempo y siempre destapado.

Si la terraza está orientada hacia el Sur, tendrás suficiente luz –tal vez demasiada si no tienes una cubierta adecuada para bloquear algo de ella, especialmente durante el verano. Una orientación hacia el Oeste ofrece maravillosos atardeceres pero no amaneceres. Si está orientada hacia el Este, tendrás lo opuesto: amaneceres sin atardeceres. Orientada al Norte implica que no tendrás suficiente sol en la terraza, pero tal vez eso es lo que quieres –genial para los veranos, pero tal vez un poco frío en invierno.

¿Y qué te gustaría tener de vista? La vista a la playa y el mar siempre son buenas, pero usualmente cuestan más que las otras. Los campos de golf son excelentes patios traseros, pues usualmente son tranquilos y tienes un enorme jardín que alguien más poda por ti. Las casas en la montaña son maravillosas, pues ofrecen espectaculares vistas de la bahía y usualmente son unos grados más frías durante todo el año, pero pueden ser difíciles de acceder y puede que no haya muchos servicios en las cercanías.

Si te gusta jugar golf, probablemente querrás estar en Marina Vallarta, Nuevo Vallarta o Punta de Mita. Si eres un aficionado de la navegación, La Cruz o Marina Vallarta serán mejores lugares para ti. Tener un condominio o una casa con muelle en la parte trasera realmente facilita las cosas. Pero estar cerca del agua o un campo de golf puede significar insectos y eso puede ser un problema, y si estás cerca del mar, ¡el aire salado puede dañar tus artículos de metal y electrodomésticos!

Vivir en un condominio alto probablemente ofrezca espectaculares vistas, pero deberás tomar un elevador para llegar a casa todos los días. Algunos proyectos te permiten tener una mascota, pero eso significa que todos los demás dueños también pueden tener una, y puede que no sean tan bien portadas como la tuya.

Algunos afortunados han logrado sobrellevar estos obstáculos al tener dos casas en Vallarta: una en la playa afuera de Vallarta, donde los precios no son tan altos y hay menos gente, y otra en el Centro, donde pueden pasar varios días disfrutando los restaurantes, compras y demás. Pero eso sólo está disponible para aquellos que pueden pagarlo. Y con eso viene el doble de trabajo de mantenimiento y el doble de costos. Tienes dos maravillosos lugares pero siempre estás trabajando para mantenerlos.

Y así, a lo largo de los años, nos hemos dado cuenta que en realidad no hay un condominio perfecto. Cada individuo, pareja o familia necesita considerar sus deseos y necesidades, tanto al día de hoy como en el futuro, y basar sus decisiones de compra en eso. Algunos condominios cubrirán esas necesidades mejor que otros, pero esos otros pueden ser perfectos para otra persona. Somos afortunados de tener en Puerto Vallarta muchas ubicaciones, tamaños y rangos de precio de dónde elegir. Así que, aunque puede que no encuentres el condominio perfecto, ¡ciertamente encontrarás algo que se le asemeje bastante!